6/4/15

Mermelada de tomate


¿Mermelada de tomate? Se preguntarán algunos de ustedes, y claro, cómo no si el tomate lo hemos relacionado siempre con salsas, ensaladas, guisos, preparaciones saladas y hasta con remedios (para el acné y para casi cualquier problema en la piel lo he oído toda la vida, pero ojo, bajo su propio riesgo), pero como postre, raras veces por estas latitudes.

Una mermelada es la forma más sencilla de alcanzar un postre con tomates. La mermelada es una preparación que hace que hasta las frutas menos apropiadas y hasta ingredientes que no son frutas, queden bien, por ejemplo he visto mermelada de papaya verde, de banano, de mamey, de coco, de yacón, de cebolla... y seguro que ustedes pueden alargar la lista muchísimo más.  

Nota importante: En caso de que estén pensando que el tomate no es una fruta, aclaro que botánicamente el tomate es un fruto si recordamos que las frutas son las partes de las plantas que contienen las semillas. Que nosotros no consideremos al tomate una fruta, o que consideremos que son también frutas las partes de las plantas que son dulces, comestibles y que no tienen semillas, son otras cosas. Aclarado esto, continuemos. #TemaControvertido

¿Así que por qué no una mermelada de tomate?

Vamos a prepararla entonces.


Ingredientes: (1 frasco de 250gr aprox)
1 libra de tomates 
1 taza de azúcar morena
El jugo de 1 limón 

Preparación:
Quitar las hojitas de los tomates y lavarlos muy bien. Ponerlos en una olla junto con con el azúcar y el jugo del limón recién exprimido. Prender el fuego en bajo (lo más bajo posible) y dejar cocinar por 40 minutos mezclando suavemente ocasionalmente. Apagar y llevar todo a la licuadora hasta que quede homogéneo. Volver a llevar al fuego por 5 minutos, y ya tenemos lista nuestra mermelada.

Para guardar disponer de un frasco de vidrio esterilizado y llenarlo de mermelada muy caliente hasta el tope del frasco, tapar bien, voltear el frasco por unos segundos y dejar reposar. De esta manera tendremos mermelada en buenas condiciones por mucho tiempo si no la destapamos (2 años). Después de destapada conservar en la nevera. 

Recomendaciones y anotaciones:
  • Pueden usar todo tipo de tomates o mezcla de ellos (grandes, medianos, cherry, perla, minis, amarillos, verdes, rojos...) e inclusive sólo tomates verdes. Yo use mini-tomates (tomates perla) que habían de temporada en el mercado orgánico, así que estaban muy frescos, abundantes y son deliciosos. 
  • Algunas personas pelan los tomates y retiran las semillas, pueden hacerlo pero yo los prefiero y recomiendo con todo.
  • Reemplacé una parte de azúcar morena con panela para darle un toque de dulce de abuelita.
  • Pueden adicionarle clavos y canela si quieren darle aroma y sabor extra. 
  • Y pónganle mucho amor para que quede más rica.

Ahora sólo queda disfrutar y compartir.

[Una rebanada de pan untada con queso crema, un tris de mantequilla de maní y mermelada de tomate, queda genial.]


Quedé muy sorprendida con lo agradable y deliciosa que queda esta mermelada, alguna vez en la vida todos deberían probarla. 

¿Se les ocurre algún otro ingrediente poco usual para preparar mermeladas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario